En un chiquito gigantesco mundo (la urbe Maravilla) donde el malecon se eterniza como limite y no ha transpirado trasfondo

En un chiquito gigantesco mundo (la urbe Maravilla) donde el malecon se eterniza como limite y no ha transpirado trasfondo

y no ha transpirado donde la leyenda ondula formando volutas creadoras sobre sincronismos, desplazandolo hacia el pelo donde la amenaza de lo azaroso Profundo (tan gris como muy azaroso) se alza parecido a aquella imagen sobre la guillotina cruzando el oceano, en El siglo de estas luces, la celebre novela de Alejo Carpentier, en un ambiente mismamente el sexting resulta una ocupacion tan irracional como liberadora, tan inutil como reconfortante.

Ahora se sabe el sexting resulta una suerte sobre alivio/umbral que se juzga ambiente paralelo, asi­ como a donde la accion del sexo ocurre en la dimension del canje de terminos. La voz nunca debe intervenir, sin embargo en ocasiones lo realiza sobre un estilo inevitable. Escritura como voz falto marcas sobre entonacion. Y voz igual que escritura marcada. Cuando es necesario, a esa contaminacion se anade la forma.

En estas hoscas y fastidiosas situaciones en que cualquier da la impresion repetirse en la especie de publicacion corregida asi­ como aumentada de un preterito carente la menor ventura (estoy glosando la de las clases en que acostumbra vaticinar el I Ching), la Ciudad Maravilla hace del sexting un lugar sobre donaire y no ha transpirado interes, sobre peripecia asi­ como exorcismo.

El sexo asi­ como las palabras siempre se han llevado bien, cuando se llevan

En Cuba, en la actualidad, el sexting quizas sea la contingencia estupenda. Desplazandolo hacia el pelo, por ejemplo, de cualquier que se dedique en ceremonioso a la literatura y no ha transpirado posea la pensamiento astuta y vivaz y le interese la comunion inflamada y no ha transpirado luminosa (estoy estando un escaso kitsch con toda intencion) entre el sexo y no ha transpirado el jerga, el sexting seria la oportunidad de entrar en un universo dominado por la liberaciin total, igual que suele suceder en el sexo y no ha transpirado las alrededores (pero las aledaios sean arrabales inseguros asi­ como peligrosos).

No es que el sexting de buenas a primeras sea literario, aunque si Tenemos literatura en el En Caso De Que se lo observa desde exacto angulo.

Que circunstancias rodean al sexting Hoy? Tengamos en cuenta que se trata de la practica matizada debido a insular, bajo el paraiso del Caribe y en el lugar historico sobre Actualmente mismo. En caso de que afuera de indole continental, semejante ocasion habria alli Incluso una dosis sobre circunspeccion. No obstante no. El sexting en La Habana seri­a perentoriedad, calculos rapidos desplazandolo hacia el pelo audacia descuidado.

Asimismo, imaginense ustedes las situaciones de que hablo las celebraciones en torno a la Virgen de la Caridad, la “coyuntura” sobre la crisis energetica, la abandono casi absoluta de transporte publico, el aumento de los casos sobre dengue, las pavorosas trivialidades de el concurso “Adolfo Guzman” y, En Caso De Que me apuran, hasta el centenario de el alumbramiento de Chavela Vargas.

Cualquier esto deviene recogimiento, reclusion grupal (la horda, la tribu), aislamiento frente al telefono, humedad epitelial, masturbacion, cuadres (sobre citas) y orgasmos. No todos las orgasmos suponen la notoriedad de el sexting, aunque si todas las practicas de sexting bordean y conducen al espasmo (o a su indagacion).

La Virgen, Dios me perdone, es devocion, mulatez exquisita asi­ como sensualidad jugosa. He escrito en muchas pieza que la Virgen es un estado cuantico de la imaginacion, aunque igual podria senalar que la Virgen seri­a un estado cultural ensanchable, en el que la Cecilia Valdes de Cirilo Villaverde accederia (imagen acerca de forma, maneras en forma) al siglo XXI y se cruzaria con el fervor popular a lo generoso de tantisimos anos.

Eso es cubania, creo. Cubania como fe en alguna cosa que anhela ser muy concreto. Fe nunca en un periodo de la leyenda ni en muchas cojeante utopia o proyecto social, sino en ese comun amistoso, leal y no ha transpirado estable de las “cosas” que conforman la patria. Sobre modo que el sexting no sera, por caso, la patria, No obstante la novia cerca de, sobre cierto manera humilde, en el sexting.

Mas alla del dengue, la gasolina asi­ como las colas (de tres cuadras y mas) para comprarla, la Virgen, asistente y objetivo indirecto de afan, se corporiza evanescentemente, por de este modo aseverar. Igual que Cecilia Valdes, que resulta una tipologia. (A proposito Cecilia Valdes, Elpidio Valdes y Panfilo son las tres personajes sobre ficcion donde se Ahora haga clic en este enlace podria resumir lo cubano. Aunque las explicaciones sobre lo cual no caben aqui ni Actualmente).

Un joven amigo lleno sobre referencias culturales y sobre pasion libresca, de vida literaria y sobre sexualidad nutritiva, me ha refran que el sexting nunca le parece fructifero. “No le veo el beneficio ni la gracia”, observo con muchisima conviccion. Asi­ como adquirio, tras decir eso, un semblante singular, como sobre ruso ordinario.

Cuando se publica poesia erotica o sexualizada, la mayor pieza de estas veces existe un concubinato perverso e hipocrita con el publico

Erecciones, disimulos, breves interrogatorios sobre gustos practicos, combinaciones sobre posturas, necesidad y no ha transpirado angustia del condon, tener asi­ como no tener lugar para actuar, morboseo indirectamente competitivo, frases perifrasticas e incoativas. Detenerse en el limite primeramente de realizar una cosa. Imaginar ese algo. Aplazarlo con gusto desplazandolo hacia el pelo con el autorizacion de un yo que se prepara Con El Fin De lo preferiblemente. La incoacion seri­a el evento entre el deseo y la espera.

La cobardia o el temor o la sensatez nada deben ver con el sexting en La Habana. He conocido una decorado de zorreo (si asi pudiera nombrar a esa union de ligue refinado asi­ como comedia simpatica) entre dos jovenes. Uno, en el vestibulo del hotel Capri. El otro, en la entrada de el restaurante Club 21, que queda justo enfrente. Ambos con sus telefonos. Ritual de apareamiento.

En la pelicula de Orlando Rojas Una novia de David, la gordita Ofelia le dice a este “Un cubano cobarde? No pega, David. Desde Maceo nunca pega”.

Comments are closed.